Sesión de citas #22 {Que el amor nos salve de la vida}

La guerra es una derrota para la humanidad porque, además de poner en tela el juicio de la bondad y la inteligencia, manifiesta el fracaso del ser humano. (80)

Todo guión que se precie guarda algún giro imprevisto. (90)

Las cosas no son nunca tan malas que no puedan ser peores. (97)

Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida. (98)

Dentro de unos años, cuando haya tenido un día duro en la redacción, leeré las páginas de este diario y me troncharé. Seguro. (126)

Quizás los hombres y los pavos reales tienen que ver más de lo que se imaginan. Para conquistarnos, deben lucir sus mejores plumas, pasearse ante nuestras narices y las de todo el gallinero. (303)


El dolor sucede, el sufrimiento es opcional. (352)


Que el amor nos salve de la vida, David Escamilla

Quizás los hombres y los pavos reales tienen que ver más de lo que se imaginan. Para conquistarnos, deben lucir sus mejores plumas, pasearse ante nuestras narices y las de todo el gallinero.

Elena tiene diecinueve años y acaba de convertirse en becaria del show de Luca, un joven de treinta años, presentador televisivo, con fama de rompecorazones.

Para evitar que su jefe se le acerque, la chica se muestra distante y reservada desde el primer día. Pero pronto Luca se acostumbrará a la eficiencia y seriedad de su nueva asistente. Una noche, la joven se encuentra a su jefe llorando solo en el despacho.

Este hecho le hará descubrir un hombre sensible y frágil que viste de éxito y glamour su naufragio personal y un pasado terrible que no ha compartido con nadie. Atraída por lo que empieza a descubrir de él, Elena entablará una tímida amistad con su jefe, quien la trata con una inesperada delicadeza.

Libertad enjaulada, Jaqueline M.Q. [Minirreseña]

El nombre que se nos otorga a nuestro nacimiento, no es más que pura ignorancia al creer que no tenemos elección al nacer.

Esta es una de esas historias donde las emociones confunden la razón y no nos dejan ver mas allá del miedo.

Hubo una época en la que la esclavitud no se remontaba a aquellos humanos que encadenaban a ferrocarriles y tiraban con su propia fuerza para alzar grandes imperios.

Hubo una edad en la que un viejo sabio daba una lección a los humanos mas humildes sobre la libertad.

Aquel sabio era de todos los lugares, pero de ninguna parte. No poseía nombre, y tampoco rostro.
Cada cultura lo nombraba de una manera distinta, al igual que lo veían físicamente diferente.

Viajaba por el tiempo, pasado, presente, futuro.
Allá donde fuera precisa su lección.

Para algunos su presencia resultaba una maldición, para otros en cambio, la bocanada de aire mas fresca.

Sesión de citas #21 {Solamente amigos}

El póquer no es un juego, es pura tragedia griega: el hombre enfrentado a su destino. Ni te jactes, ni te lamentes. (29)

-Si algún día llegara a ver mi nombre en un libro, yo creo que moriría.
-Pues tu carrera habría sido cortísima. (44)

-Te lo advierto: es un infierno vivir conmigo. (57)

Mentir no es más que otra manera de decir la verdad. (82)

-No me extraña que te llamen mandona.
-Asertiva, la palabra es asertiva.
-Si yo fuera tu marido me volvería loco.
-Si yo fuera tu mujer ya me habría vuelto loca. (266)

-Tú quieres encontrar a alguien que vaya contigo a la boda, ¿no es así?
-Me encantaría.
-Alguien respetable.
-Sí.
-Más bien atractivo.
-Por supuesto.
-Mejor si te llevas bien con él.
-Mejor, sí.
-Y que sea un varón.
-Ja, ja.
-Bueno, pues ya está.
-¿Ya está qué?
-¡Yo!
-No seas ridículo. (274)

Jack no dejaba de saltar sobre la cama con dosel, al tiempo que una nube de pequeñas partículas de polvo salía despedida de las desgastadas colgaduras. Miró hacia arriba en medio de la polvorienta nebulosa. No le hubiera sorprendido lo más mínimo que viviera allá arriba una familia entera de ratones, que llevaran allí viviendo generaciones y generaciones, desde los tiempos de la reina Isabel I. Sir Ratón y lady Ratona, con sus aristocráticos ratoncillos. Se imaginó cómo sería su escudo de armas: una rata rampante por el borde de un trozo de queso Cheddar, con un lema en latín: In lectum non catum. Se tumbó riéndose levemente.
Aquella bebida rosa que le había dado el padre de Freya tenía un efecto impresionante. (277)

Annabelle era la maléfica madrastra que había dado al traste con su vida y le había robado a su padre. La idea de que Annabelle pudiera ser además un ser humano normal era de lo más revolucionaria. (302)

-¿Qué le has dicho?
-Le he dicho que era nuestra canción.
-¡Qué horror! Eso es una horterada.
-Qué poco romántica eres. (321)


¿Solamente amigos? ¿Y por qué decir solamente como si fuera demasiado poco? ¿Qué podía ser más delicioso en esta vida que estar con alguien que sabía lo que estabas pensando casi antes de que tú lo pensaras, alguien que captaba tus bromas y te devolvía la respuesta perfecta al instante, alguien que sabía lo que te gustaba y lo que no te gustaba, alguien que era capaz de ver los reconvecos más oscuros de tu corazón y de sentir que aún así le gustabas? (442)


Solamente amigos, Robyn Sisman


-No me extraña que te llamen mandona. 
-Asertiva, la palabra es asertiva. 
-Si yo fuera tu marido me volvería loco. 
-Si yo fuera tu mujer ya me habría vuelto loca.

Jack y Freya son amigos. Solamente. Hace muchos años que se conocen, han tenido sus más y sus menos, pequeñas discusiones, pero su amistad ha superado todas las barreras (incluso la de los treinta). Pero ahora Freya se ha quedado sin novio y en la calle, y el apartamento de Jack parece el refugio ideal. Entre dos buenos amigos, la convivencia no debiera suponer ningún problema. Entonces, ¿por qué, de pronto, no pueden soportarse? Esta divertida comedia intenta dar respuesta a la eterna pregunta: ¿es que un hombre y una mujer no pueden ser solamente amigos?

Sesión de citas #20 {Cazadores de Sombras #2}

Por lo general, soy extraordinariamente bonachón. Ponme a prueba cualquier otro día que no esté entre el lunes y el domingo. (45)

-Vamos, Jace, sé un hombre.
-No quiero ser un hombre, quiero ser un adolescente dominado por la angustia que no puede enfrentarse a sus demonios interiores y por eso ataca verbalmente a otras personas.
-Pues los estás haciendo de maravilla. (46)

Era como una película mala, sólo le ha faltado retorcerse el bigote. (117)

-Yo no voy a besar al mundano -indicó Jace-. Preferiría quedarme aquí abajo y pudrirme.
-¿Para siempre? -dijo Simon-. Para siempre es una barbaridad de tiempo.
-Lo sabía -repuso-. Quieres besarme, ¿verdad? Imagino que es cierto lo que dicen. No hay heterosexuales en las trincheras.
-Es ateos, imbécil. No hay ateos en las trincheras. (162)

Tal vez los muertos no sean tan desafortunados después de todo. (195)

Mientras existiese café en el mundo, ¿hasta qué punto podrían ser malas las cosas? (255)

-Es una idea fabulosa. ¿Quién quiere hacérmelo?
-Un lamentable uso de palabras. (265)

¿Sabes cuál es el peor sentimiento que se puede experimentar? No confiar en la persona a la que amas más que a nada en el mundo. (271)

-¿Estás tú de mi lado?
-Estoy contigo, siempre. ¿Por qué tienes que preguntarlo siquiera? (292)


Nunca creas que el malo está muerto hasta que veas su cadáver. (399)

Si realmente amas algo, jamás intentas mantenerlo igual para siempre. Tienes que dejar que sea libre de cambiar. (410)

Si no le puedes contar la verdad a la gente que más te importa, al final dejas de ser capaz de decirte la verdad a ti mismo. (413)


Ciudad de Ceniza, Cassandra Clare

-Yo no voy a besar al mundano -indicó Jace-. Preferiría quedarme aquí abajo y pudrirme. 

-¿Para siempre? -dijo Simon-. Para siempre es una barbaridad de tiempo. 

-Lo sabía -repuso-. Quieres besarme, ¿verdad? Imagino que es cierto lo que dicen. No hay heterosexuales en las trincheras. 

-Es ateos, imbécil. No hay ateos en las trincheras.

Arriesgando su vida, Clary no duda en entrar en la Ciudad de Cristal sin permiso. Además, ha conocido a un misterioso y encantador cazador de sombras llamado Sebastian y está decidida a descubrir los secretos de su pasado familiar.
Pero otras urgencias la apremian: lidiar con la insolencia de Jace, reencontrarse con Simon, y sobre todo, conseguir que licántropos, vampiros y cazadores de sombras dejen a un lado sus diferencias y aúnen fuerzas para vencer a Valentine. ¿Lo conseguirá?